Por una ley de bosques participativa

Compartir: | | |

Miércoles 1 de febrero de 2017, Ciudad de Córdoba.
Venimos de todas partes de la Provincia, somos los nadie, los sin nombre y somos también los todos, con nombre y apellido. Somos los que caminan por las calles, de las de tierra y de las de asfalto. Somos los que andan en autos viejos y nuevos, en trolebús y en taxi, a caballo o a bicicleta. Somos los que trabajan en el comercio, los de la obra, somos artistas y campesinos, docentes y estudiantes, investigadores e investigados, somos médicos, biólogos, agrónomos, abogados, arquitectos, vendedores, productores, carpinteros, soñadores, pequeños emprendedores del cambio, artesanos, apicultores, somos pueblo que se juntó a pensar. Somos los que no se ven, los que rara vez salen en la tele o en un diario, los que no generamos rating, a los que nadie le hace entrevistas. Somos los que quieren un mundo mejor.* Somos asambleas de vecinos, somos universidades, somos organizaciones no gubernamentales, ciudadanos de a pie, somos movimientos campesinos y somos pueblos originarios.
Nuestra voz es la voz de muchos y muchas gentes, cuando hablamos, hablamos con el permiso y el compromiso de personas de carne y hueso, que están preocupadas por el futuro de sus niños, que salen de sus casas o llegan tarde al trabajo, por estar preocupadas por una realidad que no es la que eligieron.
Nos guía el respeto y la confianza por quien camina en la dirección en que camina la naturaleza. Nos guía el amor por nuestro suelo, por la tierra que caminan nuestros pies, nos guía el amor por nuestros ríos, por nuestros arroyos y vertientes. Nuestro hogar está en el centro de nuestra nación, nuestro hogar está en la pampa, en las sierras y sus valles, en las salinas, en el fachinal. Churqui somos, enredados en espinas de tusca y garabato, amontonados y entrelazados en relaciones sociales con diversidad de identidades. Nos gusta amanecer con el canto de los zorzales, las calandrias, la reina mora y los cardenales. Disfrutamos del vuelo de las decenas de especies de mariposas posándose en los cientos de diferentes flores que embellecen nuestro paisaje. Nos gusta agasajar al turista con un atardecer de aire puro en un río cobrizo y mate con peperina o tomillo.
Y nos hemos encontrado todos estos diferentes, gracias a ustedes, legisladores oficialistas y poderosos empresarios, que nos han dado la excusa para organizarnos. Nos han venido trayendo una propuesta tan pobre como nefasta. Nos han querido ofrecer un puñado de leyes que esperaban que no leyéramos. Y se equivocaron. Otra vez nos subestimaron. Es que esta vez se metieron con el monte. Y por segunda vez. En el 2010 y en el 2016. Pero esta vez las leímos. No todos entendimos que decían. Pero entre nosotros nos arreglamos para entender lo que nos están queriendo imponer. Ustedes tiene técnicos, nosotros también.
Nos dicen que quieren producir, que quieren lo mejor para nosotros, nos dicen que no hace falta que participemos. Y sin embargo es de nuestro aire, de nuestra agua, de nuestra tierra y de nuestra vida de lo que están hablando.
El Bosque Nativo, ese que tan poquito queda y que todavía tanto misterio guarda, es patrimonio natural y cultural de la humanidad, allí está nuestro trabajo, nuestra miel, nuestra cultura, nuestra medicina, nuestra lluvia, nuestras creencias, nuestros abuelos, nuestro paisaje, nuestra salud, nuestras raíces.
Nosotros, los que venimos de todas partes de la Provincia de Córdoba, nos hemos puesto un nombre: Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo y hoy hemos venido a solicitar se respeten las leyes que ustedes mismo escribieron. Hemos venido a recordar que las leyes nos rigen a todos por igual y que las leyes mismas dicen que ellas no se escriben a sí mismas y que si la escribe solo un grupo de personas reducido se vuelven ilegales. La ley justa es la ley que hacemos entre todos para que sea luz en momento de oscuridad o disputa, la ley que nosotros pedimos es una ley que nos proteja como sociedad y para eso tenemos que proteger al ecosistema que es nuestro hogar y sustento. El cómo hacerlo, lo pensamos entre todos. La ley de bosques es para todos, la ley de bosques es participativa. No vamos a aceptar una ley que no contenga la voz de todos y no vamos aceptar una ley que ponga en riesgo la vida nuestra y menos aún que comprometa a futuro la vida de nuestros hijos. Es por eso que aquí nos hacemos presentes.
Por una ley de Bosques para Todos.
Por una ley de Bosques Participativa.
Por una ley de Bosques para la Vida.
Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo.

(Visited 108 times, 1 visits today)