¡Nuestro territorio no se toca!

Compartir: | | |

Fuerte participación de mujeres para frenar los daños al territorio

Comunicado de prensa – San Marcos Sierras, Córdoba, Argentina, 8 de diciembre de 2017

Las Comunidades Indígenas de San Marcos Sierras nos manifestamos en preocupación y estado de alerta constante por la situación del emprendimiento minero “Cerro Negro”, que pretende explotar los Sagrados Cerros Blanco y Negro ubicados a 18 km de la localidad de San Marcos Sierras.

Dicha situación de alerta se enmarca en la misma línea de acción y pensamiento político de la situación actual Latinoamericana, donde se sufre desconocimiento de los Derechos Humanos, garantías Constitucionales y tratados internacionales que amparan a los Pueblos Indígenas y el Medio Ambiente en general. Donde los gobiernos arremeten sobre los Recursos Naturales privilegiando el desarrollismo indiscriminado en desmedro del Buen Vivir de los Pueblos y poblaciones.

El proyecto Minero “Cerro Negro”, que pretende la extracción de cuarzo y wallastonita, fue clausurado el día 10 de abril del 2014, habiendo trabajo en extracción de cuarzo por el término de solo 24 horas. En aquella ocasión se comprobó tanto por Policía Ambiental, como por Patrimonio Cultural de la Provincia, como por la Secretaría de Minería, que el emprendimiento contenía irregularidades varias, habiendo sido habilitado con estudios de impacto ambiental con graves omisiones de los recursos medioambientales existentes en la zona y del gran Patrimonio Arqueológico que los cerros a explotar representan para las Comunidades Indígenas. Desde esa fecha del 2014 vemos que la empresa Minera José Luis Calvo continúa con sus intenciones de explotar los cerros y sus alrededores, por éstos y otros minerales.

El pasado 4 de diciembre de 2017 pudimos comprobar que un camión y una máquina retroexcavadora identificadas como pertenecientes a la empresa “José Luis Calvo” se trasladaron al predio de explotación con la intención aparente de continuar con la extracción de minerales. El mismo día, y ante nuestras denuncias, personal de Policía Ambiental se hizo presente en el lugar clausurando el predio. Al día siguiente, luego de constatar que no existen permisos ni autorizaciones otorgadas por la Secretaría de Minería de la Provincia de Córdoba, Policía Ambiental procedió a inmovilizar la máquina con faja de clausura correspondiente.

En el día de ayer, nos informan fuentes oficiales que la empresa minera apeló la clausura ante el Tribunal Minero, dicho tribunal dio de baja la prospección e informe arqueológico del año 2014, asumiendo como valedero un mentiroso, fallido y nefasto estudio de impacto arqueológico recientemente presentado. Y que por lo tanto se encuentra apelando la nueva clausura con autorizaciones y habilitaciones otorgadas por este Tribunal.

Ante la situación, las comunidades indígenas nos encontramos en estado de alerta constante, preocupados por los avances y peligro de destrucción de nuestros sitios sagrados y altares ceremoniales.

Informamos así mismo que estamos preparando una denuncia penal contra los funcionarios involucrados en dichas irregularidades y exigiendo la aplicación de las leyes específicas que amparan a los Pueblos Indígenas y a las cuales estamos acogidos como Comunidad.

Continuamos en pie de lucha, en defensa de la vida. ¡NUESTRO TERRITORIO NO SE TOCA!

(Visited 920 times, 1 visits today)