Seara: “Es necesario organizar la planificación y el desarrollo que va a tener la localidad”

Compartir: | | |

Conversamos con el Geólogo de la Universidad Nacional de Córdoba, Carlos Seara, en relación a su visita a la localidad de Capilla del Monte en la que se trató el tema “Capilla del Monte y el Calabalumba”. El geólogo indicó que “El tema es muy complicado en este momento para Capilla del Monte. El río ha demostrado que es una corriente de agua que se maneja por donde quiere y esa situación hace que la población tenga que, no solamente mantenerse a alerta, sino también en cuanto a organizar la planificación y el desarrollo que va a tener la localidad. Se percibe un desarrollo desordenado en lo que respecta al crecimiento ciudadano. En Capilla del Monte tienen el río prácticamente en el patio de la casa. Personalmente creo que todas las fuerzas vivas tienen que ponerse de acuerdo para entender que no se puede hacer lo que cada uno quiere. Si no vamos a respetar a la naturaleza, podemos esperar cualquier cosa y puede darse el caso de que estos fenómenos naturales se transformen en catástrofes en la medida que el cambio climático se profundiza.
Respecto del río, Seara sostuvo que “son crecidas repentinas y que lo que se está analizando como una cuenca debe ser analizado en su relación con la cuenca alta, ubicando este río en el entorno, porque es un río que tiene una pendiente muy grande y zonas de paso sobre piso muy flojo. Por eso el análisis tiene que tomar al río en su verdadera dimensión. No se puede hacer nada si no hay línea de ribera y el ejido urbano no puede avanzar sobre los límites previstos”

Adjuntamos además el comunicado de la Comisión de Ordenamiento Ambiental Territorial

La Comisión de Ordenamiento Ambiental Territorial (COAT) informa sobre la disertación del geólogo Carlos Seara, que tuvo lugar el pasado viernes 12 de Junio de 2015.
En primer lugar agradecemos a la Junta de Historia y Geografía, con la que compartimos la convocatoria y la invitación al especialista. Agradecemos a la Comisión Directiva y al Cuerpo de Bomberos por el préstamo del salón y por último agradecemos a todos quienes colaboraron con la difusión del evento, que permitieron una nutrida participación de la población.

A modo de síntesis, Seara fue claro al expresar:
1. Respetemos al río. Estamos situados en la cuenca imbrífera, es decir en el sector superior donde se forma el río de montaña, que se va nutriendo con numerosos riachos, arroyos, vertientes, cursos de agua que se trasladan en superficie y por debajo del nivel del suelo según la cantidad de agua caída y que pueden formar pantanos, favorecidos por la falla geológica que corre al pie de las sierras chicas. Con altas pluviometrías el río “elije” el cauce a tomar y retoma viejos cauces o abre nuevos, según haya sido la intervención humana que haya recibido.
2. El Calabalumba es un río difícil, corto y con mucha pendiente, ha experimentado muchos eventos aluvionales y los sigue generando, las piedras en su lecho están en estado caótico (sin estratificar y sin consolidar) están en “equilibrio inestable”, presentando una gran dispersión de tamaños y muy poco erosionadas. Es altamente probable que con nuevas crecientes sigan trasladándose hacia abajo.
3. Estamos ante un problema grave por la invasión que se ha dado sobre el río: los caminos de sirga han desaparecido, las edificaciones han invadido el cauce, en los terrenos de las costas las propiedades han incorporado el cauce del río como propio. Por esta razón, en contextos de alta pluviometría, el río se hace presente nuevamente de manera amenazante.
4. Será necesario medir la altura de la resaca y demarcar una nueva línea de ribera, respetar ese límite y comenzar a trabajar el concepto de “inundabilidad” como condición para autorizar nuevas edificaciones. 5. La mejor recomendación es dejar que el río se “mueva” libremente, no realizar intervenciones sobre él, al menos sin exhaustivos estudios previos.
5. Alternativas como la construcción de “gaviones” deben ser estudiadas, pues pueden ser contraproducentes si se hicieran sólo de una margen y pueden ser de corta duración con nuevas crecidas.
6. Considera que las islas y los árboles son de utilidad, pues reducen la velocidad y el impacto del río, lo van frenando.
7. Considera que no se debe autorizar la extracción de áridos del río, pero si se hace por necesidad (en caso que lo haga la Municipalidad) debe ser regulada y en determinados lugares, no en todos.
8. Recomienda la limpieza del río de todos los deshechos domiciliarios llevados por las crecidas, así como controlar el vertido de aguas cloacales y reparar los ductos averiados.
9. Propone estudiar la posibilidad de instalar “retenedores” para frenar los arrastres aluvionales. Serían hierros clavados en la roca madre del cauce, conteniendo grandes piedras que serían las que actuarían conteniendo el traslado de otras mas chicas, permitiendo el paso del agua, pero esta alternativa, que ha funcionado en otros lugares, debe ser estudiada.

Agradecemos a Carlos Seara su clara explicación y sus respuestas a las preguntas de la concurrencia.
Capilla del Monte, 14 de junio de 2015


 

Capilla del Monte Noticias – Derechos compartidos

 

 

(Visited 22 times, 1 visits today)